jueves, 15 de noviembre de 2018

La CGT y su bono, funcionales al FMI



El sindicalismo combativo y la izquierda se movilizaron con una columna propia para repudiar la aprobación del Presupuesto 2019 en el Senado


Las calificadoras internacionales Standard &Poor’s y Fitch le bajaron el rango a la deuda argentina “por la aguda recesión, la enorme inflación y el consiguiente riesgo de default”. Las consecuencias no son menores: estas calificaciones presionan sobre el riesgo país y con él sobre las tasas usurarias de interés que aíslan a Argentina del mercado internacional de deuda, uno de los fundamentos de la existencia misma del macrismo y del precario plan de estabilización en marcha. Así las cosas, el FMI se opone a bajar las tasas de interés que han detenido la economía, lo cual desata una ola de cierres y despidos sin final a la vista.


Pero mientras estas agencias del capital financiero internacional le bajaban el pulgar a la política económica de Macri, la CGT le subía el pulgar a la mayor entregada durante este ciclo político. El Triunvirato de dos levantó todo paro nacional, cerrando el año del “movimiento obrero organizado”. Todo por un bono no remunerativo de dos cuotas de 2.500 pesos, una de ellas para el año que viene, que no abarca a todos (están excluidos los trabajadores de las empresas del Estado, docentes universitarios, estatales y docentes de provincias) y de dudoso cobro, porque las patronales que “no puedan”, podrán presentar “plan de pagos y montos”. El bono en negro, divisible e interanual, además, podrá ser descontado de cualquier revisión de paritarias. Eso sí, tributa ganancias.

En materia de despidos, se ha incorporado una cláusula que indica que las patronales deberán pasar por la Secretaría de Trabajo del eyectado Triaca informando los motivos de los despidos. Podemos adelantar esos motivos: “caída de la actividad no imputable al empleador”.

Daer se mostró “satisfecho” porque la letra del decreto “respeta lo hablado”. Nada que agregar. La CGT ha hecho su aporte final para salvar a Macri, aunque pueda terminar hundiéndose con él. No es el único, pero se trata del mayor aporte del peronismo en el esfuerzo por sacar al movimiento obrero de la cancha, la gran fuerza social que podría dar cuenta de un gobierno fracasado, obligado a redoblar hasta lo insoportable la ofensiva contra las masas a partir del rescate del FMI.

El rol del peronismo

El Presupuesto pasará por el Senado con otra fractura del PJ, en este caso de la tropa de Pichetto, pero seguirá su marcha con los votos suficientes del peronismo. Los gobernadores del PJ en lugar de “salvar a la patria” como se proclamó el 9 de julio o el 17 de octubre en Tucumán, se han lanzado a adelantar elecciones en la friolera de 17 provincias. Sin un presidenciable garantizado, los punteros mayores del peronismo de todas las alas, adelantan elecciones para asegurar el kiosco propio y desde allí participar del relevo de fines de 2019, que definirá la administración de un país quebrado con fecha fija para 2020, si es que se cumplen los mejores pronósticos del FMI.

Si se confirmaran las reservas inscriptas en la propia letra del segundo “acuerdo” (o bando) del Directorio de Lagarde, el propio proceso electoral podría pasar por el cedazo de una nueva crisis de deuda, de fuga de capitales y devaluación, sólo que ahora en el marco de una recesión pavorosa que puede empujar a intervernir a todas las clases sociales afectadas, aunque sus direcciones políticas no quieran.

La caída de Triaca, envuelto en escándalos de nepotismo y corrupción, es un eslabón más de la crisis de gabinete y las divisiones internas del macrismo (ver nota en Prensa Obrera on line), pero coloca en manos de Dante Sica y sus nexos íntimos con la UIA, el manejo de la ofensiva antilaboral que busca ser reformulada tras el triunfo de Bolsonaro en Brasil. No es de descartar que la CGT sea parte de la negociación por el nuevo ministro, en tanto ciertos gremios como la UOM y otros, tienen relaciones carnales con sus cámaras patronales.

Las tareas de la clase obrera y la izquierda

Los cierres, despidos y suspensiones se han acelerado en las últimas semanas. Alpargatas en Chaco, Paquetá en Chivilcoy, Acindar Rosario, Metalúrgica Tandil fueron al cierre, en tanto hay despidos masivos en Siam. En estos últimos casos se desataron luchas fabriles, en tanto Fiat no produce hasta el año que viene, Peugeot trabaja seis horas por día y se suceden suspensiones en toda la rama automotriz.

Por otro lado, estalló el conflicto de Aerolíneas por el incumplimiento de la actualización salarial por inflación oportunamente firmada. En la Alimentación, Rodolfo Daer maniobra con “bloqueos de portones” para no entrar en medidas de fuerza, porque la patronal dio por cerradas las tratativas de revisión paritaria a partir del bono. Las paritarias que se revisaron, aún las mejores, como Camioneros, colocan su última actualización en mayo del año que viene y llegan al 40%, muy por debajo de la inflación. La explosividad salarial busca ser controlada mediante el temor al despido.

La combinación de caída del salario y jubilaciones ante la inflación y despidos al mismo tiempo, hacen más necesario que nunca el plan de lucha y la huelga general. Es lo que podría golpear de manera decisiva a un gobierno en crisis. Pero el peronismo en sus distintas alas, incluido el sindicalismo opositor ligado a la Iglesia, garantiza la gobernabilidad del ajuste para entrar de lleno en la salida electoral.

Entramos en una etapa de luchas por abajo que, de acuerdo con su tenacidad y a la intervención del clasismo, a su turno, pueden alterar este precario equilibrio. Ocupación y huelga de toda fábrica que cierre o despida masivamente. Reparto de horas sin afectar los salarios. Aumento de emergencia a jubilaciones y planes sociales. Reapertura de paritarias mediante pliegos y negociadores votados en asamblea. Defensa del activismo. Y una fuerte agitación política explicando el porqué del paro activo de 36 horas y nuestro programa de salida a la crisis: derrotar a Macri, a los gobernadores y al FMI, que se convoque una Asamblea Constituyente soberana y con poder, para reorganizar el país desde el campo de los trabajadores. En la movilización contra el G20 tenemos que enarbolar este programa, claramente delimitados de la contracumbre de los falsos nacionales y populares.

Nestor Pitrola

lunes, 12 de noviembre de 2018

Todos al Congreso en rechazo al Presupuesto del FMI


El Senado lo tratará este miércoles. Un ataque a las condiciones de vida de los trabajadores


El Partido Obrero y el Frente de Izquierda nos movilizaremos al Congreso Nacional mañana miércoles 14, a las 14 horas, en rechazo al presupuesto 2019, que responde a los pedidos directos del Fondo Monetario y que supone un ataque brutal contra las condiciones de vida de los trabajadores y de los demás sectores populares. Una muestra clara de esta orientación es que casi el 20% de los recursos contemplados en el Presupuesto se destinen al pago de deuda fraudulenta y usuraria, disponiendo $750.000 millones solo para el pago de los intereses.

El gobierno quiere entregar la ofrenda del Presupuesto a los representantes del G-20, a Donald Trump y a los presidentes de los principales países explotadores y saqueadores que llegarán a la Argentina en pocos días más, cuya presencia llamamos a repudiar y a movilizarnos para rechazarla.

El proyecto que se aprestan a votar los senadores de Cambiemos y el PJ es parte de un acuerdo político más amplio que le permitió al gobierno la aprobación de más de un centenar de leyes, que han supuesto ataques a las condiciones de vida de los sectores populares. Ahora el PJ encabezado por Miguel Pichetto se comprometió a aprobar un presupuesto que ajusta la salud, la educación, los salarios, las jubilaciones y el derecho al trabajo.

El primer paso de este acuerdo fue el pacto fiscal firmado por Macri con los gobernadores, del cual participó también el kirchnerismo a través de la gobernadora de Santa Cruz, Alicia Kirchner. 

Es total la complicidad de la burocracia sindical, en sus diferentes variantes, con este presupuesto de ajuste.  Ya en ocasión de su votación en Diputados, el pasado 24 de octubre, la burocracia de la CGT dio su apoyo implícito y le dio la espalda a la marcha al Congreso y Moyano-Pignanelli, del “Frente Sindical por el Modelo Nacional” le restaron todo apoyo a la movilización y se orientaron a una movilización a la misa en Luján, realizada días antes, junto a la Iglesia retrógrada y al Vaticano, cómplice del ajuste y enemigos del aborto legal y de todos los derechos de la mujer y los jóvenes. Unos pocos gremios enviaron delegaciones testimoniales a la plaza. En esta oportunidad, la burocracia ni siquiera amagó con realizar una convocatoria.  

La media sanción en Diputados se produjo bajo la cobertura de un vasto operativo represivo que culminó en represión y en una cacería de manifestantes. Un grupo de diputados opositores fue gaseado y agredido por la policía cuando se acercaron a las vallas para interiorizarse de la situación.

Por plenarios y asambleas en lugares de trabajo y sindicatos, para que la voluntad de los trabajadores se imponga a la parálisis de la burocracia sindical.

Inmediato aumento de salario y reapertura de las paritarias.

Ningún despido.

El 82% móvil para los jubilados

Anulación de los tarifazos.

Apertura  y duplicación de los planes sociales.

Por la ruptura con el FMI y el no pago de la deuda; por la nacionalización de la banca y el comercio exterior

Reestatización y nacionalización de las empresas privatizadas bajo gestión de los trabajadores.

Que la crisis la paguen los capitalistas, no los trabajadores. 

El bono: una farsa contra el salario, con la complicidad de la burocracia


No es aumento y la mayoría de los trabajadores no lo va a cobrar.

El bono: una farsa contra el salario, con la complicidad de la burocracia
El texto del decreto referido a las características que tendrá el bono antiparitarias –no remunerativo, a cobrarse por única vez, es decir que no se incorpora al salario, en cuotas–, confirma el carácter confiscatorio del salario que tiene este mecanismo de “compensación” suscripto por los empresarios y el gobierno con la burocracia sindical y que ésta utiliza como excusa para dar por cerrada toda lucha de conjunto por la reapertura de las paritarias.

Esto cuando prácticamente ninguna de las paritarias firmadas y las pocas “revisadas” alcanza ni de lejos a la inflación estimada para este año.

Además, el texto establece que el monto del bono se puede descontar de los aumentos suscriptos en estos últimos meses en las revisiones de las paritarias o los que se suscriban de aquí en adelante. También puede descontarse de cualquier aumento que los empleadores que hubiesen otorgado unilateralmente en el curso de este año. Es decir que podrían no recibir el bono un alto porcentaje de los trabajadores registrados del sector privado a los que teóricamente iba dirigido.

El decreto plantea, de manera sinuosa, el carácter no obligatorio del bono, ya que según el texto “podrán adecuar la implementación de lo dispuesto en el presente decreto en materia de plazos y montos… aquellas actividades o sectores que se encuentren especialmente en crisis o declinación productiva”.

De más está decir que quedan afuera los trabajadores que están en negro, esto es, más de un 30% de los obreros y empleados de todo el país.

En el caso de los trabajadores estatales de Nación, UPCN firmó un acuerdo de bono similar ($5.000 por única vez) y un aumento del 10% en los salarios, que se suman al 15% suscripto anteriormente, lo que da un 25% para todo el año frente a una inflación estimada del 50%. No son alcanzados tampoco los trabajadores de las empresas del Estado, como Aerolíneas y Austral y Aysa.

Los empleados provinciales y municipales, por otra parte, quedan abandonados a su suerte y a una lucha aislada para conseguir la reapertura de las paritarias e incluso un bono. Rodríguez Larreta y María Eugenia Vidal ya anticiparon que ni en la Capital ni en la provincia de Buenos Aires se pagará el bono porque los trabajadores “ya tuvieron aumentos del 30%”, es decir 20 puntos por debajo de la inflación proyectada para este año hasta por el propio gobierno.

No serán alcanzados otros dos de los sectores más postergados salarialmente, los trabajadores rurales y el personal doméstico.

La mecánica del decretazo antiparitarias es justificada en el texto por la necesidad de dar “rápida respuesta” a la brutal caída del salario que el bono no sólo no compensa sino que ni siquiera supone un aumento real.

En realidad, la decisión de hacerlo de esta manera encriptada es una forma de sostener la caída brutal del salario evitando la apertura de cualquier debate y la participación de los trabajadores en el tema. Y nuevamente, gobierno y empresarios, cuentan para este golpe con la colaboración abierta de la burocracia.

Un complemento de esta entrega es la referida a los despidos que la burocracia levantó como una conquista. El texto aclara, por si había alguna duda que de manera transitoria –hasta marzo del 2019– las patronales que decidan despedir “sin causa” deberán comunicarlo a Trabajo con una antelación de 10 días.

¿El objetivo? Que las autoridades de la secretaría que ahora abandona Jorge Triaca, convoque a “las audiencias que estime necesarias para considerar las condiciones en que se llevará a cabo la futura extinción”. Es decir que los despidos no se detienen sino que el gobierno “garantiza” que se lleven a cabo como “corresponde”.

La postración de la decrépita burocracia sindical ante las necesidades de la burguesía la inhabilitan para ponerse al frente de la lucha contra el plan de ajuste y miseria que el gobierno nacional, el PJ y los gobernadores, junto al FMI, han lanzado contra los trabajadores y los demás sectores populares. A cambio de este bono en negro, pagadero en cuotas y de dudoso cumplimiento, la burocracia de la CGT liquidó el llamado a un paro.

Es necesaria una nueva dirección. El clasismo y los sectores combativos tienen por delante la tarea de organizar a los trabajadores, impulsar la realización de asambleas en los lugares de trabajo para exigir el paro activo y un plan de lucha por la reapertura inmediata de todas las paritarias y 45% de aumento, con cláusula gatillo. Por un aumento de emergencia para los jubilados y los beneficiarios de planes sociales, por la prohibición de despidos y suspensiones y el reparto de las horas de trabajo disponibles.


 Nelson Marinelli

miércoles, 31 de octubre de 2018

BASTA DE DESPIDOS EN INTERPACK




               Desde hace años venimos denunciando la política del Grupo Zupan de reducir los planteles y modificar las condiciones de trabajo; no solo en las plantas de Interpack, sino también en el resto del Grupo. Los recientes despidos en la Planta 2, son parte de ésta orientación, que avanza al amparo de un gobierno anti-obrero y una oposición peronista cómplice. 
          La recesión aumenta mes a mes. La capacidad ociosa en nuestra industria ya ronda el 60%, y se profundizará a partir del acuerdo con el FMI. Las patronales, aún afectadas por el cuadro general de la economía, aprovechan la oportunidad para avanzar contra los convenios y los salarios.
Los paritos aislados y sin continuidad no sirven para nada. La CGT transa con el gobierno y aísla las enormes luchas contra los despidos (Inti, Télam, Cresta Roja, Hospital Posadas, Astillero Rio Santiago, etc.) que han tenido lugar.
La Corriente Federal kirchnerista (encabezada por nuestro sindicato gráfico), que ahora integra el Frente Sindical junto a Hugo Moyano y Sergio Palazzo de La Bancaria, hace declaraciones críticas “para la tribuna”, pero no saca los pies del plato. La Federación Grafica dejó pasar miles de despidos y firmó paritarias a la baja.
Es hora de decir basta. La comisión interna de lnterpack 2, que se alinea con la Lista Verde, debería exigir que el gremio se ponga al frente de este conflicto, llame a un paro general de todos los gráficos por la reincorporación de todos los despedidos y convoque a todo el movimiento obrero a apoyar, con acciones, el reclamo.
Desde ya, los trabajadores de Interpack 1, su comisión interna y la Naranja Gráfica, nos solidarizamos y proponemos realizar una gran asamblea común, de ambas plantas, para discutir un plan de lucha unitario, en defensa de los puestos de trabajo, el convenio, los premios y conquistas salariales.

Trabajadores y comisión interna de planta 1
30/10/18

martes, 30 de octubre de 2018

Macri-FMI, la letra chica del acuerdo colonial


MacriFMI, la letra chica del acuerdo colonial
La revelación del acuerdo entre el gobierno macrista y el FMI ha confirmado, en primer lugar, que el `organismo` no aportará recursos para ningún rescate de la Argentina. Los 57.000 millones de dólares totales de la “ayuda” al país sólo existen como garantía de última instancia para el pago de la deuda externa a los acreedores internacionales. Como prueba de ello, el Fondo ya aclaró que los primeros desembolsos de dinero quedarán en una cuenta “en reserva” del Banco Central, ya que el Tesoro “no tendrá necesidades de utilizarlos para su financiamiento”. Detrás de esta “falta de necesidad” está el brutal ajuste del gasto corriente resuelto en el presupuesto 2019, contra la salud, la educación, la obra pública y las provincias. Con esos recursos, el Fondo tampoco quiere alimentar corridas cambiarias: por eso, el acuerdo ratifica que la tasa de interés de referencia “no debe ser inferior al 60%”. O sea que consagra la política de colapso del crédito con la cual se ha frenado en las últimas semanas la devaluación de la moneda. No sorprende, en este cuadro, que los pronósticos del FMI anticipen un derrumbe económico todavía más agudo del que habían previsto sus propios técnicos y los funcionarios oficiales.

Abriendo el paraguas
En efecto: las perspectivas que el Fondo traza para la evolución del régimen macrista –y por lo tanto para el propio acuerdo con Argentina– se parecen más a un certificado de defunción que a un diagnóstico. El Fondo considera a la deuda argentina “sustentable, pero no con alta probabilidad” (sic). O sea que abre el paraguas frente a una crisis de deuda que conduzca a un defolt concertado –“reprogramación” – o a un desbarranque aún mayor. En ese sentido, el `diagnóstico` fondomonetarista se ampara repetidamente en la crisis financiera global.
Pero estos pronósticos funestos tienen un claro objetivo: abrir la puerta a una escalada todavía más grave contra trabajadores y jubilados. El informe del FMI no escatima críticas al ajuste macrista, al que califica de “baja calidad”. Sin decirlo, se refiere a que el recorte del gasto se ha fundado, hasta ahora, en la brutal devaluación de la moneda, que ha licuado los desembolsos en salarios, jubilaciones y gastos sociales. Una revaluación, se queja el Fondo, elevaría a su turno a estos gastos medidos en dólares. La receta que emerge de ello es clara: por un lado, un plan de despidos masivos en el Estado, que el gobierno buscará ejecutar parcialmente con el vencimiento de contratos precarios a fines de este año. Del otro lado, el acuerdo Macri-FMI es muy claro al indicar “una nueva reforma del sistema de pensiones”. Además de la eliminación de regímenes especiales conquistados por diferentes gremios, y que ya se anticipa en el presupuesto 2019, Washington y el gobierno van por el aumento de la edad jubilatoria. Este es el acuerdo colonial y antiobrero que contó con el cheque en blanco del Congreso, cuando los diputados del gobierno y el pejota votaron el presupuesto de ajuste. La base de estos recortes, a su turno, fue acordada con un amplio abanico de gobernadores que incluyó a Alicia Kirchner.
En la tarde en que se conoció el acuerdo, llamó la atención que los bonos argentinos nominados en dólares no experimentaran repunte alguno. Algún operador destacó que “el apetito del mercado argentino se concentra en el corto plazo”. O sea, en el aprovechamiento de la transitoria bicicleta que aportan las tasas de interés exorbitantes y el dólar por ahora estable. Los propios especuladores –al igual que el FMI– no creen en el acuerdo brutal que le han impuesto a la Argentina. Pero en nombre de este pacto sin futuro, pretenden imponerle una masacre social al país. Más que nunca: Congreso de bases de las organizaciones obreras para resolver un paro activo y la preparación de la huelga general hasta derrotar el paquete fondomonetarista. Que se vayan el gobierno y el régimen entreguista, asamblea constituyente libre y soberana, que debe repudiar, en primer lugar, a este acuerdo colonial y a la deuda usuraria.

MARCELO RAMAL

miércoles, 17 de octubre de 2018

24 de octubre: Rodear el Congreso contra el presupuesto del FMI


¡Fuera el nuevo pacto colonial y antiobrero!
¡No al pago de la deuda externa! Convocatoria de la Coordinadora Sindical Clasista.


El segundo acuerdo con el Fondo convirtió a la Argentina en un país colonial, y al gobierno de Macri y a todos los gobernadores del país, en virreyes recaudadores para garantir el pago de la deuda externa.

En lo que va del año, sufrimos una devaluación del 120%.

Para frenar el aumento del dólar, Macri armó una nueva bicicleta financiera, las “letras de liquidez”, un nuevo negociado para los bancos que ganarán fortunas con tasas del 75% de interés.

Los “liberales capitalistas” con esas tasas bloquean el crédito sin el cual la economía no funciona, hundiendo al país en una recesión inimaginable.

Se derrumba la producción industrial, cierran fábricas cada día y despiden en masa en el Estado. Hay casi dos millones de desempleados, y prácticamente la mitad de ellos concentrados en la provincia de Buenos Aires.

En medio de este cuadro contra la clase obrera, otros dos millones de trabajadores, jubilados y pensionados pagan impuesto a las ganancias. Desde 2015, 560.000 trabajadores más.

Macri y los gobernadores quieren profundizar el ajuste. El presupuesto que el gobierno busca aprobar con el voto de la oposición pejotista implica una reducción de $500.000 millones, que los trabajadores pagaremos con más tarifazos, impuestos y reducción de la salud y la educación públicas, parate de obras, ahogo de las provincias, desfinanciamiento del Anses mediante rebaja de aportes patronales y rebaja real de salarios, jubilaciones y AUH.

Así las cosas, Macri fue a Nueva York a plantear su reelección para completar esta “obra de transformación”

Paremos esta sangría contra la clase trabajadora

La burocracia colaboracionista de la CGT, covocan una paro dominguero cada tantos meses, para seguir entregando al movimiento obrero y a sus grandes luchas: el INTI, Telam, los mineros del Turbio, el Posadas, la gran huelga universitaria, entre tantas otras.

Junto al pejota-kirchnerismo, son del club de “hay 2019”. Son los que nos piden a los trabajadores que el año próximo votemos bien, pero si llegan al gobierno ya han dicho que el pacto con el FMI y el pago de la deuda externa, no se puede tocar.

El sindicalismo opositor del 21F convoca el 20 de octubre a Luján, a rezar con la Iglesia que oficia de frenadora de las luchas obreras, para devolver los favores de la no aprobación del aborto legal y del bloqueo a la educación sexual integral en las escuelas.

La lucha es ahora. Es ellos o nosotros. Necesitamos una política para derrotarlos y abrir una salida económica, social y política en beneficio de los trabajadores. Para ello proponemos que se vaya Macri y se convoque una Asamblea Constituyente que mediante el voto popular decida una reorganización del país en beneficio de la mayoría trabajadora.

El triunviro Schmid ha renunciado en la cúpula de la CGT. Frente a la crisis de la CGT, reclamamos congresos de delegados mandatados por la base, para resolver y organizar un plan de lucha hasta la huelga general que derrote al gobierno hambreador.

Por el reparto de las horas de trabajo sin afectar el salario, ocupación de fábrica, empresa o repartición que despida o cierre, por la reapertura incondicional de las paritarias; aumento del 45 % con cláusula gatillo, por la duplicación de la jubilación mínima, aumento de emergencia a los jubilados, duplicación de la AUH y de todos los planes, los trabajadores debemos intervenir para que la crisis la paguen los capitalistas.

¡Fuera el FMI! ¡No pago de la deuda externa! ¡Derrotemos el ajuste!

El día que se trate el presupuesto, ¡Todos al Congreso para que no se vote!

¡Fuera MACRI, Asamblea Constituyente libre, soberana y con poder!

Con estas consignas, nos movilizaremos con el Plenario Sindical Combativo.

Por Coordinadora Sindical Clasista - PO

miércoles, 10 de octubre de 2018

Al megatarifazo lo derrotamos en las calles


Al megatarifazo lo derrotamos en las calles
Foto: Javier Entrerriano
Con su publicación en el Boletín Oficial, el gobierno avanza con el nuevo tarifazo del gas. Esta vez, con un aditamento: además de la cuota de aumento prevista para el periodo octubre 2018-abril 2019, los consumidores deberemos pagar a las empresas distribuidoras una “compensación” por la devaluación del 100% entre abril pasado y octubre. El gas acumulaba hasta ahora un incremento del 800% desde que se  inició el “sendero de aumentos” –o, mejor dicho, la política del “tarifazo permanente”–, un año y medio atrás. 
El nuevo aumento supera el 50% para los hogares que consumen hasta 1000 metros cúbicos anuales, lo que abarca al 70% de los usuarios en CABA, Gran Buenos Aires, Litoral y Centro y Norte del país. Para los consumidores del segmento siguiente –hasta 1200 metros cúbicos–, el aumento es del 30%, mientras que para las pequeñas empresas el aumento llegaría al 120%. 
Para las familias más pobres, el aumento es mayor, porque la tarifa social, con la que los voceros del gobierno sostenían que se establecerían precios “racionales” según capacidad de pago de los consumidores, a partir de ahora solamente cubrirá una parte mínima del consumo mensual –lo que representa, en promedio, aproximadamente el 25% del consumo. 
Ahora bien, se suma la decisión de que los consumidores “compensemos” a las empresas –cuyos contratos se encuentran dolarizados– por la devaluación. Ocurre que el presente tarifazo se calculó sobre la base de un dólar a $20,45, en abril, y desde entonces la moneda se devaluó un 100%. Sin embargo, este megatarifazo es ilegal, porque se calcula sobre un consumo que ya fue pagado por los usuarios. Es lo que señala el fiscal Marijuan, que acaba de presentar una denuncia penal contra el secretario de Energía, Javier Iguacel, por abuso de autoridad e incumplimiento de los deberes de funcionario público. En su defensa, Iguacel sostiene que habrían “llovido juicios al Estado” si no aplicaba la suba. 
El gobierno enfrenta la inviabilidad de su plan económico. El repudio popular a que los trabajadores debamos compensar a pulpos extranjeros como Total y PAE es patente. Se trata de un cargo impagable para una población trabajadora cuyos aumentos salariales fueron del orden del 15% al 25%, en el mejor de los casos. Para amortiguar los efectos de la devaluación, el gobierno del “déficit cero” aumentó los subsidios a las empresas gasíferas, pero el retorno a una política de subsidios choca con los planes de ajuste fiscal y, fundamentalmente, con los compromisos asumidos por el gobierno con las petroleras. 
El megatarifazo ha dejado en evidencia el fracaso del plan oficial, que pretenden que lo paguemos los trabajadores –eso sí, en 24 cuotas. 
Este nuevo golpe al servicio de los pulpos petroleros lo derrotamos con la movilización popular. 
Es necesario rediscutir la reorganización del país y de la economía en una Asamblea Constituyente, que establezca la nacionalización sin pago de los recursos estratégicos y que esos recursos se pongan al servicio del desarrollo nacional y de las necesidades de los trabajadores. 

jueves, 20 de septiembre de 2018

Plan de lucha y huelga general hasta derrotarlos


La formidable huelga general universitaria, las revueltas docentes y populares bonaerenses y el paro nacional de Ctera, la ocupación de planta y movilizaciones del Astillero Río Santiago, el despertar del movimiento estudiantil con tomas en todo el país, las movilizaciones obreras cordobesas con Luz y Fuerza a la cabeza, el paro de la CGT y ATE en el cordón industrial de Rosario, la tenaz huelga de Télam, la lucha de Agroindustria enfrentando a la propia dirección de ATE Capital, el reanimamiento de la lucha del Posadas como consecuencia de nuevos despidos, configuran un cuadro en el movimiento obrero en la previa del paro nacional del 25 y la movilización del 24 por parte del grupo de gremios del 21F.

Imposible no apuntar, también, la descomunal movilización de 50 mil personas del Trío San Cayetano de organizaciones sociales junto a ATE el 12 de septiembre. Un fenómeno de explosión movilizadora en los barrios que corroboraron, una semana después, los diez mil piqueteros, liderados por el Polo Obrero, junto a un grupo de organizaciones no encuadradas en la averiada mesa de concertación del asistencialismo social del gobierno Macri.

La CGT tomó el recaudo desmovilizador de convocar el paro matero con un mes de anticipación, cuando la huelga general universitaria ponía en el tapete la reapertura de paritarias para todo el movimiento obrero y Vidal veía crecer el odio popular ante la masacre de Moreno. Pero el retardo deliberado no ha evitado que lleguemos con un movimiento obrero que, en medio de los golpes y despidos, de la recesión económica, busca los caminos para superar los mecanismos de contención de las distintas variantes de la burocracia sindical.
La CGT se dedicó a reunirse con el FMI y a mendigar nuevas reuniones con el gobierno antiobrero, mientras dejan pasar los despidos, firman convenios flexibles y ven concretarse un rodrigazo. Esto en lugar de organizar a los trabajadores para enfrentarlos -como le marcó Romina Del Plá en la cara a Daer en la Comisión de Trabajo de Diputados, ante el aplauso de las mujeres sindicalistas convocadas para debatir el inútil y encubridor proyecto de “equidad de género” del gobierno.

La mona vestida de seda, mona queda. Vestida con el cuarto paro ante Macri, la CGT no ha podido evitar ser y actuar como garante del ajustazo en marcha. Al contrario, se presentó ante los gobernadores pejotistas como violín del acuerdo del Presupuesto antiobrero 2019.
En ese marco, y con las tendencias de lucha en presencia, la mesa para un verdadero paro activo nacional de 36 horas, quedó servida. La crisis económica y política excepcional, el debilitamiento del gobierno Macri y de todos los gobernadores que replican el ajuste en cada una de sus provincias, habrían permitido al sindicalismo que se pare en esa vereda, organizar un 18D ampliado para poner en jaque a un régimen acosado por el odio macizo en las bases.

No fue la orientación del grupo moyano-kirchnerista del 21F. Como en tantas ocasiones de la historia pasada, operan entre burócratas mediante el método del libro de pases y articulan con el pejotismo kirchnerista que no para de garantizar gobernabilidad para que Macri termine su mandato, lo que equivale a que realice la tarea del FMI, aunque tenga que hacerlo en el marco de múltiples protestas, deliberadamente fragmentadas. Al servicio de esa orientación realizan un acto K, en la mayoría de los casos sin abandono de tareas, por lo que conocemos hasta el momento.

Que la mesa estaba servida, lo confirman las movilizaciones en el interior que convocan las propias regionales cegetistas el 25, contra la orden desmovilizadora de la central. Por caso, Mendoza, donde habrá un acto obrero de todas las centrales y otras regionales como Rosario y muy probablemente Córdoba.

El Plenario del Sindicalismo Combativo intervendrá con una política común en todo el país. Realizaremos una columna hacia la Plaza de Mayo con las consignas “Plan de Lucha hasta derrotarlos” y “Abajo el plan de Macri, el FMI y los gobernadores”, que partirá desde el Obelisco a las 14 horas. Tras la movilización a la plaza se realizará un acto en Diagonal Norte y Carlos Pellegrini.

El Sutna abandonará tareas a las 12 horas en todas las plantas, hora en la que da comienzo al paro. Junto a la Unión Ferroviaria Oeste encabezarán la columna a la que se sumarán Suteba combativos, AGD, Ademys y las fracciones de delegados y directivos clasistas de todos los sindicatos. El 22, un plenario en Luz y Fuerza de Córdoba, organizado por el PSC crece cada día con nuevos sindicatos convocantes y adherentes, y debatirá la política en esa provincia estratégica.

El plan de lucha y la huelga general para derrotar a todo un régimen son la guía de intervención del partido el 24 y 25. Reforzaremos la campaña por la reapertura general de paritarias, la ocupación de las fábricas que cierran o despiden, el aumento de emergencia a los jubilados, el reparto de las horas de trabajo sin afectar los salarios, el rechazo al presupuesto del FMI. Se trata de preparar las condiciones de una irrupción general de los trabajadores en la crisis, para que la paguen los capitalistas. Al servicio de esa perspectiva está nuestra agitación política por una Asamblea Constituyente que reemplace un régimen insoportable para las masas y reorganice el país sobre nuevas bases.

Néstor Pitrola

jueves, 13 de septiembre de 2018


Enorme movilización en Moreno tras las torturas a la docente Corina De Bonis

F
Enorme movilización en Moreno tras las torturas a la docente Corina De Bonis
                                        Con una enorme participación de la comunidad educativa y organizaciones sociales de Moreno, una masiva movilización de 15.000 personas tuvo lugar esta mañana para repudiar las torturas sufridas por la docente Corina De Bonis, del CEC 801 (Centro Educativo Complementario) y exigir que se investigue y castigue a los culpables. Estuvieron presentes Guillermo Kane y Néstor Pitrola, dirigentes del Partido Obrero.
En el día de ayer, Corina fue secuestrada, tapada su cabeza con una bolsa, brutalmente golpeada y en su vientre con un punzón le escribieron "NO A LAS OLLAS", tras haber terminado la jornada. Todos los días, Corina y sus compañeros organizan ollas populares para los alumnos para paliar la miseria producto del ajuste de Mauricio Macri, Vidal y todo el arco político. El CEC 801 es una de las casi 800 escuelas bonaerenses que tienen clases suspendidas por las malas condiciones de seguridad. El deterioro de las escuelas se cobró semanas atrás las vidas de Sandra y Rubén, en una explosión en una de las oficinas de la escuela 49, también de la localidad de Moreno.
Los docentes de Moreno vienen sufriendo amenazas anónimas desde hace tres semanas, con pintadas en las paredes, volantes con la dirección del cementerio, sus autos rayados, con la leyenda de "basta de ollas populares", "den clase", "dejen de hacer política". Este accionar y el ataque sufrido por Corina remite a los grupos parapoliciales de la Triple A. El gobierno creó el caldo de cultivo con sus ataques permanentes sobre la docencia y, por lo tanto, es responsable por el completo esclarecimiento de estos hechos.
Como respuesta, los docentes de todas las escuelas, junto a padre alumnos, auxiliares, vecinos, se siguen organizando y multiplicando los lugares de lucha. La conciencia crece y está dando un golpe político al gobierno. Reforcemos la lucha con asambleas barriales y plenarios provinciales de delegados.
Castigo a los culpables.

viernes, 7 de septiembre de 2018

Septiembre caliente


Paro activo ya, huelga general hasta derrotarlos
 
 
[Editorial] Septiembre calienteEn medio del derrumbe económico, el rodrigazo devaluatorio y la crisis política desatada al compás del fracaso del plan Macri-FMI, se suceden los ataques a los trabajadores. Pero las luchas obreras y populares levantan temperatura. Si miramos bien, agosto preparó el camino de un septiembre que podría reunir condiciones para una acción decisiva de la clase obrera.
En veinte días, se pasó del 8A de millones de personas por el aborto legal, con el movimiento de la mujer a la cabeza, a un 28A de medio millón de docentes y estudiantes alrededor de la gran huelga universitaria. Entre una fecha y otra, con Luz y Fuerza de Córdoba se movilizaron 20 mil obreros contra la privatización de Epec y en defensa de los salarios y el convenio colectivo del histórico gremio cordobés. En esa misma provincia resonó muy fuerte el grito del Cordobazo -“obreros y estudiantes, unidos adelante”- con no menos de 80 mil personas, una semana antes de la gran marcha federal de Plaza de Mayo.
En Buenos Aires, los obreros del Astillero Río Santiago protagonizan varios paros y movilizaciones de masas, represión policial incluida, que se fueron enlazando con el movimiento de docentes y padres contra María Eugenia Vidal por el Cromañón de la Escuela 49 de Moreno y la irresuelta paritaria docente.
El viernes 17, los obreros del Sutna iban al paro general de 24 horas por el reclamo del 30% y actualización salarial que tuvo un acatamiento total, preparado en asambleas de cada una de las plantas. Antes, una huelga indefinida de Aluar rompió el techo salarial de la UOM.
En la Capital, los despidos masivos de Agroindustria y las amenazas en el Enacom, terminaron disparando una movilización de masas de los estatales que sobrepasó los planes de ATE Capital e incluso chocó con la policía.
Marea estudiantil
Un capítulo aparte merece el movimiento estudiantil. El tema no es menor, porque las gestas de los trabajadores del Mayo francés y el período revolucionario de los ’70 estuvieron precedidas por grandes movilizaciones de la juventud. Este sector bien puede estar adelantando procesos profundos en el seno de la clase trabajadora.
Al calor de la huelga docente universitaria está despertando un movimiento de la juventud que ocupa seis facultades en Córdoba, superando por completo a los centros estudiantiles kirchneristas. Lo mismo ocurre en Rosario y Mar del Plata, donde están ocupadas siete sedes. Cuatro facultades se ocupan en la UBA, y en Exactas una asamblea estudiantil obligó a levantar la elección a La Mella y la Cámpora, que la adelantaron para no sufrir en las urnas el ascenso de los estudiantes que enfrentan a las gestiones y al gobierno. También tienen lugar tomas y asambleas interclaustros en Catamarca, San Luis y otras provincias. En Tandil se ocupa ahora mismo la Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires (Unicen). En todos los casos, se debaten y votan consignas políticas contra el gobierno, el FMI y su ataque a la ciencia y la universidad públicas.
La marea estudiantil se siente en todos los niveles. En la Ciudad de Buenos Aires se extiende a los terciarios, con la toma del Joaquín V. González y una movilización a la Legislatura contra el reingreso del proyecto macrista de cierre de institutos (Unicaba). Por otro lado, los secundarios se movilizaron en masa, incluso desde el gran Buenos Aires, bajo la sudestada del 28A.
Santa Fe, Córdoba, Santa Cruz
La primera semana de setiembre fue escenario de un paro activo de la CGT y la CTA en el Cordón de San Lorenzo, ante cierres y despidos en las industrias de la zona, que resultó masivo y de gran convocatoria a gremios federados y no federados. En Córdoba ha sido convocada una movilización de “cuerpos orgánicos” de la CGT Chacabuco, la más paralizada y ligada al PJ de Schiaretti y De la Sota, que reunirá de cualquier modo a gremios y estudiantes, que sacuden aún a las organizaciones más burocráticas.
Este miércoles tuvo lugar otra marcha masiva de la tenaz huelga general de Télam que lleva 71 días y que se va semejando a la gesta de los trabajadores del Inti, por su extensión y sus métodos de movilización. Los médicos y enfermeros del Posadas retoman también su dilatada lucha contra los golpes patronales.
En Santa Cruz habrá un paro activo el 6 de setiembre. Un día antes se movilizarán los obreros de Atucha en Zárate contra despidos masivos y la suspensión de Atucha II y III.
La agenda de septiembre entero es la de un país conmocionado. El 6 se movilizan todas las organizaciones de desocupados; el 12 lo harán los mineros del Turbio, Fanazul y el Inti convocados por ATE; el 13 habrá paro nacional de Ctera. El 25, paro nacional de todas las centrales del movimiento obrero y desde el 24 paro activo de la CTA de los Trabajadores, camioneros y gremios del clasismo.
Qué nos falta
El repaso de luchas, inevitablemente incompleto, tiene el valor de presentar las tendencias que recorren al movimiento obrero y popular. A pesar de que muchas de estas luchas no pudieron revertir despidos, que las paritarias firmadas son absolutamente a la baja y que en otros casos hay directamente congelamiento salarial como los estatales de Santa Cruz o los obreros lucifuercistas cordobeses, el movimiento obrero interviene buscando que sus organizaciones reaccionen.
Hay dos grandes bloqueos que debemos remover. El primero es el bloqueo político asociado al planteo “hay 2019”; el segundo, el aislamiento consciente de la burocracia sindical a cada una de las luchas. Uno y otro están absolutamente ligados, porque entienden las luchas y protestas como meras expresiones de repudio con vistas a una acumulación electoral pejotista y no como movimientos para ser llevados a la victoria. Y mucho menos, para reunirlos en una acción de conjunto capaz de derrotar la política de conjunto de Macri, de los gobernadores, las patronales y el FMI.
La CGT, en todas sus alas, actúa articulando con el recambio electoral en el cual trabajan las distintas alas del PJ. Su triunvirato, no bien decidió el paro del 25, otra vez sin movilización y absolutamente alejado de lo más caliente de la crisis, fue a “coordinar” con Pichetto y Massa el sentido y los propósitos de la medida. Se trata, nada menos, de los negociadores del Presupuesto 2019, que es la guía económica y política del plan de guerra fondomonetarista contra los trabajadores.
Moyano, a su vez, articula con el kirchnerismo y los intendentes bonaerenses. El kirchnerismo sindical (ver nota) no desentona, jugando un rol frenador en agudos conflictos como el universitario, el subte o paralizando al poderoso gremio bancario. Todos contribuyen a su manera para fragmentar el movimiento de lucha.
Paro activo ya
El Partido Obrero, la Coordinadora Sindical Clasista, el PDT, el Polo Obrero y la UJS, actuamos y actuaremos en todos los frentes políticos y de lucha para remover esos obstáculos. Desenvolviendo a fondo todas las reivindicaciones: ocupación y huelga ante los despidos; huelgas salariales por la reapertura de todas las paritarias; continuidad de la lucha por el aborto legal y la separación de la Iglesia y el Estado; ocupaciones estudiantiles; frente único, cortes y movilizaciones de los desocupados orientando el movimiento hacia el poder político en reclamo de trabajo genuino o subsidio al desocupado.
Desde ese lugar, es que planteamos el paro activo nacional de 36 horas ya. O sea, con abandono de tareas desde todos los lugares de trabajo y con asambleas previas, que movilicen a millones de trabajadores a la Plaza de Mayo y a todas las plazas del país.
Al servicio de abrir paso a esa orientación es que impulsamos el Congreso de delegados mandatados por las bases de todos los sindicatos y centrales. Para superar a la burocracia sindical frenadora, socia estratégica de las patronales, de Macri y de cada gobernador que está aplicando el ajuste en sus provincias, sea Schiaretti, Vidal, Arcioni o Alicia Kirchner.
Este planteo es mucho más que una consigna. Es un método, y lo estamos desarrollando a través del Plenario Sindical Combativo, con expresiones en distintas provincias, como Santa Cruz, Córdoba, Capital y provincia de Buenos Aires, a través de la CTA mendocina e interviniendo en toda instancia que se abra en las organizaciones formales de cualquier central o regional.
Al mismo tiempo, el partido lanza una campaña nacional de agitación política. Porque la vanguardia obrera debe avizorar una salida y reforzase en la idea de acabar con el gobierno de Macri.
Nuestro planteo es: derrotar a Macri, el FMI y los gobernadores del ajuste.
Que se vaya Macri y que el poder político sea asumido por una Asamblea Constituyente libre, soberana y con poder, que ejecute las medidas urgentes para evitar la bancarrota nacional: repudio de la deuda usuraria, nacionalización de la banca y el comercio exterior, nacionalización integral de los hidrocarburos, suspensión de los tarifazos, indexación mensual de salarios y jubilaciones.
Que la crisis en la que nos ha hundido el gobierno y sus cómplices de la seudo-oposición, la paguen los capitalistas.

Por Néstor Pitrola

jueves, 30 de agosto de 2018

Vamos por un parazo activo nacional

 


Vamos por un parazo  activo nacionalEl plenario de secretarios generales de la CGT -del que participaron 129 gremios de los 200 confederados- resolvió convocar a un paro el 25 de septiembre, sin movilización, contra el modelo “económico de Macri y el acuerdo con el FMI”. Ante el éxodo de gremios del Consejo Directivo y ante la posibilidad que el paro de un grupo menor de gremios paralice el país, el Triunvirato busca reacomodarse con otro paro aislado.
El plenario cayó un día antes de la colosal movilización educativa a Plaza de Mayo, que se viene gestando con la gran huelga universitaria en todo el país. En medio del gran paro docente de la provincia de Buenos Aires y días después de la represión al Astillero en La Plata.
Por lo tanto, el paro es un resultado de la presión popular y de las luchas, aisladas pero persistentes, que se multiplican al ritmo del derrumbe económico y ponen en cuestión la capacidad de la burocracia para seguir ahogándolas. Esta contención ha sido, y es, en combinación con la (no) oposición parlamentaria, un pilar del macrismo.
A nadie se le escapa que la burocracia busca “descomprimir” el descontento y reiterar lo ocurrido tres meses atrás, cuando los Gordos y los Independientes, el ala de la CGT más colaboracionista con el gobierno, se reacomodó tras la medida. Duró poco.
Durante estos tres meses, el Triunvirato se empeñó en ampliar la base de sustentación de su pacto con Macri -para, entre otras cosas, avanzar con la reforma laboral- sumando a los taxistas y fraternales del Movimiento Acción Sindical Argentino y a la UOM, pero se estrelló contra la crisis: el salto inflacionario, los despidos y suspensiones, los tarifazos y la devaluación permanente, socavaron la estrategia.
El bloque “disidente” -el clan Moyano, los kirchneristas de la Corriente Federal y el Smata-, paralizados desde el 21F, terminaron marcándole la cancha al Triunvirato. El paro cegetista del 25 vino tras el anuncio de un paro de 36 horas junto a las CTA de Yasky y de Micheli. De ese bloque participa también el trío San Cayetano, otra pata de la contención en los barrios más explosivos que están levantando presión.
La balanza de la huelga la inclinaron los “indefinidos”, donde hoy se ubican además del Masa, la Confederación de sindicatos de la Energía (Luz y Fuerza, petroleros y otros), los ex moyanistas panaderos y cerveceros, la poderosa CATT del transporte y hasta la oficialista “Seis Dos”.
Los mecanismos de contención crujen bajo el peso de la mencionada huelga universitaria, de la movilización del Astillero Río Santiago, del largo conflicto de Télam, de la rebelión de la comunidad educativa bonaerense contra el deterioro escolar, de las luchas de la Patagonia, de las grandes movilizaciones de Córdoba con Luz y Fuerza a la cabeza, de la histórica lucha por el aborto legal. Apunta a un factor que no se le escapa a las gran patronal y a la burocracia: el rol importante en todas ellas del clasismo y la izquierda, y en particular de las organizaciones agrupadas en el Plenario Sindical Combativo de Lanús.
La mayor debilidad de la burocracia es que, de conjunto, carece hoy de una perspectiva política homogénea. Mientras el sector “dialoguista” se referencia en el pejotismo más tradicional de los gobernadores, el bloque 21F se recuesta en una posible candidatura de CFK y hasta en tándem con el propio Hugo Moyano.
Son todos tributarios del “votemos bien en 2019”, por lo tanto, la finalidad central de la burocracia en todas sus variantes no es derrotar al gobierno, sino “acumular” en función del recambio electoral. Esto mientras arman un cerco alrededor de las luchas actuales, entregan los convenios, los puestos de trabajo y el salario. Como ejemplo, basta mencionar el reciente acuerdo de Telecom-Clarín con Foetra (dirigida por el Masa y la CTA-Yasky), Foessitra (PJ), el Satsaid (Corriente Federal), para extender la jornada de trabajo y habilitar la polifunción, en una de las actividades más rentables del país, como es la telefonía y los cables. Palazzo no paró ni media hora para cerrar su paritaria adicional en 28% en cuotas, siete puntos debajo de la inflación prevista, cuando la fuerza de los 100 mil bancarios en la actividad financiera podría ser la punta de lanza de la ruptura de los techos de todo el movimiento obrero.
La burocracia no parte de una premisa central, de la que tenemos que partir nosotros como parte vital del movimiento obrero: la clase obrera es empujada a intervenir ante un gobierno obligado a atacar en un marco de debilidad política, de repudio popular creciente y que actúa condicionado por el FMI. En resumen, los podemos derrotar a partir de una intervención de masas, de tal manera que el paro nacional de 36 horas movilice millones de compañeras y compañeros, pasando por encima desde abajo al paro dominguero de la CGT y abriendo el camino a un plan de lucha y la huelga general.
El Congreso de delegados de bases por el que luchamos a escala nacional puede ser impuesto en algunas provincias a partir de la efervescencia en desarrollo. La CTA mendocina lo ha planteado, reforcemos su campaña con esta orientación.
En esa perspectiva, el Plenario Sindical Combativo, que tiene previsto una serie de iniciativas entre ellas varios plenarios regionales, puede transformar el plenario de la Ciudad de Buenos Aires en un reagrupamiento de todos los sectores representativos de Capital y provincia, y poner los plenarios de Córdoba, Santa Cruz y otros en preparación, al servicio de esta estrategia. En definitiva, la estrategia de un nuevo Argentinazo dirigido por la clase obrera, para que la crisis la paguen los capitalistas, derrotar el plan de Macri, los gobernadores y el FMI e imponer una Asamblea Constituyente, libre, soberana y con poder, para reorganizar el país. Lanús ha planteado a todo el movimiento obrero un programa que arma a la vanguardia obrera para intervenir en esta crisis.

martes, 21 de agosto de 2018

El sindicalismo combativo se posiciona ante la crisis económica y política

 

El sindicalismo combativo se posiciona ante la crisis económica y políticaEn las instalaciones del Sutna en el día de hoy se reunirá la mesa organizadora del plenario del sindicalismo combativo que el pasado 23/6 reuniera en Lanús a tres mil ochocientos activistas de distintas organizaciones sindicales. De la misma participarán sus principales referentes: Alejandro Crespo, secretario general del SUTNA, Alejandro López, secretario general de Ceramistas de Neuquén,  Rubén “ Pollo” Sobrero, secretario general de la seccional Oeste de la UF, Romina Del Plá, secretaria general del Suteba de La Matanza y diputada nacional por el Partido Obrero en el FIT. Ileana Celotto, secretaria general de AGD UBA, Guillermo Pacagnini, secretario general de la Cicop, Angélica Lagunas, secretaria general  de Aten Neuquén, y muchos otros directivos de sindicatos, seccionales e internas antiburocráticas y clasistas.
“Luego del plenario de Lanús y de las acciones inmediatas que allí se resolvieron nos reunimos para darle continuidad a la lucha de la clase obrera contra el ajuste del gobierno, los gobernadores y el FMI”, declaró Alejandro Crespo.
 
“Con huelgas como la de Telam o  la de los docentes universitarios, paros como los del Sutna o los de los Sutebas, entre otros, los trabajadores estamos enfrentando la  bancarrota económica y política a la que nos ha llevado este régimen de corrupción kirchnerista y macrista. Más que nunca está planteada la necesidad de un plan de lucha que comience con un paro activo nacional y un congreso de delegados con mandatos de sus bases de todos los sindicatos y centrales para ponerlo en pie”, agregó Ileana Celotto.
“El plenario del 23 votó un programa para hacer frente a este descalabro capitalista. Y para dar una salida a la clase obrera y sus luchas por el salario, contra los despidos y por la defensa de todas las conquistas populares y del derecho al aborto legal, seguro y gratuito”, puntualizó Del Plá.
“Además del apoyo al conjunto de las luchas hoy en curso y resolver una agenda de movilizaciones, como la recientemente realizada  en Córdoba en apoyo a los trabajadores de Luz y Fuerza en defensa de su convenio colectivo de trabajo y contra la privatización eléctrica, iremos en los próximos dos meses a distintos plenarios regionales y provinciales, para llevar nuestras conclusiones y programa a otros sectores que también se están levantando en defensa de los derechos obreros, finalizaron los dirigentes de la Coordinadora Sindical Clasista (PO).
Luego de la conferencia de prensa el Plenario del Sindicalismo Combativo realizará una mesa redonda junto a los trabajadores de Telam sobre las luchas del movimiento obrero hoy contra el ajuste ( Avda. Belgrano 347  - 18 hs)

jueves, 9 de agosto de 2018

Los partidos del clero rechazan el aborto legal, una movilización gigantesca lo refrenda en las calles




 Los partidos del clero rechazan el aborto legal, una movilización gigantesca lo refrenda en las calles
Durante el día de hoy, los voceros y opinadores enemigos del aborto legal presentaron a la sesión del Senado –que terminó con el rechazo de la media sanción por 38 votos a 31– como una jornada signada “por un debate sano y abierto”. De este modo, quisieron embellecer la conspiración que precedió al pretendido “debate”, y que se urdió en las oficinas de los obispos y del propio Vaticano. Apenas se votó el proyecto en Diputados, arrancado por una gigantesca movilización popular, comenzó un encarnizado operativo contra la ley, que tuvo como protagonistas a la Iglesia y al núcleo duro de los principales partidos del régimen, tanto los de gobierno como de oposición. En medio del derrumbe económico y el ajuste, la Iglesia ofrecía sus oficios de “contención” social frente a la escalada fondomonetarista. A cambio, exigía frenar este derecho crucial de las mujeres trabajadoras. Pero este pacto terminó sacando a la luz algo que no es novedoso: el compromiso de hierro que une a los partidos del régimen con el clero. Bloque por bloque, se fue enhebrando la mayoría precaria –pero suficiente– para frustrar por ahora el derecho al aborto legal. La pretendida “apertura” de Macri al debate mostró su verdadero rostro en la figura de Michetti, fogonera de las movilizaciones y pronunciamientos antiabortistas –generosamente regadas con recursos económicos. En el radicalismo, donde suelen abundar las alusiones a la “democracia” y al “laicismo”, también abundaron los senadores que cerraron filas con el clero. Varios pejotistas, a su turno, rechazaron la ley por considerarla un “avasallamiento a las facultades de las provincias”. No se quejaron, en cambio, de los “pactos fiscales” a medida del FMI y del gobierno central, que liquidan los recursos de la educación o la salud públicas del interior para pagar la deuda externa.

Pero las brutales limitaciones de los partidos capitalistas se pusieron de manifiesto incluso entre quienes votaron a favor, sólo bajo la presión del enorme movimiento de lucha que arrancó este debate. El caso más claro es el de Cristina Fernández de Kirchner, quien justificó su ninguneo de 12 años al aborto legal con el argumento de que este reclamo… era “novedoso”. Más grave aún, la ex presidente llamó a buscar “alternativas” a la ley rechazada. En vez de convocar a la lucha por la victoria del aborto legal, pidió un compromiso con los antiderechos, un pacto que sólo podría prosperar a costa de cercenar sustancialmente la reivindicación del aborto legal.

Pero no fue el Senado mediocre y clerical el protagonista de la jornada de hoy: del otro lado del recinto, se desplegó una movilización gigantesca, que desafió a la lluvia y al frío y que superó a la ya extraordinaria gesta del 13J. Esa convocatoria se replicó en Córdoba, Rosario y todas las capitales y pueblos del país, sin excepción. La pretensión de mostrar una Plaza Congreso “dividida” por dos marchas similares terminó derrumbada por los propios datos oficiales: fuentes de la propia policía estimaban que la proporción entre la `marea verde´ y los celestes clericales era de 7 a 1.

El rechazo del Senado es el rechazo a una enorme conquista popular que fue reclamada por una prolongada y creciente movilización. Pero a la vez, acrecienta el abismo entre el pueblo explotado y los partidos del régimen. Sobre esta base, el enorme movimiento de lucha por el aborto debate los pasos a seguir. Ese movimiento extraerá todas las conclusiones políticas planteadas, y ampliará su campo de acción en estrecha relación con todos los agravios –despidos, precarización, tarifazos– que el mismo Estado y los mismos partidos clericales consuman cotidianamente contra los trabajadores.


jueves, 2 de agosto de 2018

A un año de la desaparición de Santiago Maldonado



 A un año de la desaparición de Santiago Maldonado


A un año de la desaparición forzada seguida de muerte de Santiago Maldonado, organizaciones de derechos humanos, políticas y sindicales realizaron en Plaza de Mayo un acto en el que habló Sergio, hermano del joven fallecido, quien denunció la responsabilidad del Estado en el crimen y lo enmarcó en la avanzada represiva del gobierno macrista.

De la concentración participaron los familiares de Santiago y numerosas organizaciones sociales, colectivos de artistas, sindicatos y partidos políticos -entre ellos el Partido Obrero, que se movilizó como parte del Encuentro Memoria, Verdad y Justicia.

viernes, 20 de julio de 2018

El FMI exige avanzar contra trabajadores y jubilados




El FMI dio a conocer los detalles del plan de ajuste que exige a la Argentina, como condición para la línea de “asistencia” (desembolsos parciales), anunciada hace más de un mes. Esta “letra chica” anticipa un cimbronazo contra trabajadores y jubilados:


• el Fondo exige el recorte de los empleados públicos “no prioritarios”, un término suficientemente vago como para meter en la bolsa a miles de trabajadores estatales. Si se tiene en cuenta la elevada precarización del empleo público -una “herencia recibida” del kirchnerismo-, el macrismo podrá servirse del mero vencimiento de contratos para dejar sin trabajo a muchos de los que hoy revistan en el Estado;

• para estos mismos estatales, el FMI receta un aumento nominal máximo del 8% en sus salarios. Por caso, y si el gobierno lograra la “hazaña” de bajar la inflación de 2019 al 17 ó 20%, ello implicaría una caída de los salarios del Estado de unos 10 puntos, a lo que se suma un 10 ó 15% de pérdida del poder adquisitivo del año en curso. De ese modo, maestros, empleados y trabajadores de la salud pública habrían perdido la cuarta parte de su salario en dos años;

• el FMI vuelve con la ‘recomendación’ de rematar el Fondo de Garantía de la Anses, para usarlo en el pago de deudas por juicios jubilatorios. Pero con ese fin, el gobierno había impulsado un megablanqueo, revelando que esos fondos se están utilizando con otros fines. El remate del Fondo de Garantía, ni qué decirlo, prepara las condiciones para una nueva reforma previsional, que eleve la edad jubilatoria y abra paso a una reprivatización del sistema;

• el texto prevé la venta de tierras públicas para cubrir las “necesidades de financiamiento” (pago de deuda). Ratifica, por lo tanto, una orientación que también viene cabalgando desde el gobierno anterior: el remate del suelo en favor de grupos privados, que se lleva adelante desde la creación de la Agencia de Bienes del Estado, bajo la administración de CFK;

• el Fondo reclama que prosiga la reducción drástica de subsidios a la energía -o sea, nuevos tarifazos en puerta. A su turno, emplaza al gobierno a avanzar en el ajuste a las provincias, del orden de los 150.000 millones de pesos para 2019.

Abriendo el paraguas

Varios observadores alertaron sobre la demora incurrida por el Fondo en dar a conocer este texto, si se tiene en cuenta el tiempo transcurrido desde el anuncio del acuerdo con el gobierno. Según parece, varios miembros de su directorio pusieron en tela de juicio la ‘sustentabilidad’ del plan de ajuste, al observar que ni el anuncio del acuerdo con el FMI había logrado frenar la corrida cambiaria y la caída de todos los activos argentinos, desde las acciones hasta los títulos públicos.

Esa desconfianza en el rumbo oficial ha quedado estampada en esta letra chica y su pronóstico sobre el supuesto rescate de Argentina.

El documento señala que “persisten riesgos considerables para la sustentabilidad de la deuda” a causa de “la gran participación de la deuda en moneda extranjera” y las “grandes necesidades de financiamiento externo que, según la experiencia internacional, ha demostrado ser un fuerte predictor de una crisis de deuda” (sic). El FMI no se priva de promover una brutal exacción contra trabajadores y jubilados… pero sin la menor expectativa de eximir a la Argentina de una cesación de pagos. Más bien, abre el paraguas en relación con un defol, y llama a cuidar… al propio FMI, cuya “liquidez podría quedar comprometida” por el elevado monto del programa de “socorro” a la Argentina. Con este argumento, el Fondo endurecerá las condiciones para los próximos desembolsos prometidos al país.

Los choques que se vienen

Más allá de los ataques a los trabajadores, el memorándum abre un frente de crisis al interior de la burguesía, de la coalición de gobierno y -en general- de todos los bloques capitalistas, cuando plantea frenar la baja de las retenciones al agro e incluso congelar las reducciones previstas en los aportes patronales y otras rebajas de impuestos, en nombre del ajuste fiscal. De este modo, la frazada chica de la bancarrota nacional “destapa” parcialmente a los sojeros y a la gran burguesía, en aras de asegurar el pago de la deuda. Además de augurar choques de fondo con los explotados, el plan fondomonetarista será un factor de desintegración de la base social del gobierno. Por lo pronto, una parte de la UCR -fogoneada por los gobernadores de Mendoza y Jujuy- ha salido a pedir que no sigan bajando las retenciones, entrando en choque con los radicales ligados a la ‘pampa húmeda’. La prometida reducción de ingresos brutos en las provincias, prometidas en el pacto fiscal de fines de 2017, también entró en un cono de sombras. En medio de estas tendencias disgregadoras, el FMI se preocupa por la “habilidad del gobierno para (que) las medidas que requieren sean aprobadas por el Congreso”.

El FMI advierte, entonces, sobre un posible defol político del gobierno. Y exige un acuerdo -al menos- parlamentario en torno del ajuste, que es lo que se ha empezado a tejer en las negociaciones con gobernadores respecto del Presupuesto 2019. En estas discusiones, los gobernadores defienden las prebendas de sus lobbies capitalistas, como los regímenes impositivos especiales. Pero están dispuestos a entregar el salario y el derecho al trabajo de miles de estatales, así como las conquistas previsionales de sus cajas.

Dejar hacer el “trabajo sucio”

No puede dejarse pasar, en este cuadro, el completo silencio de Cristina Kirchner en relación con el plan fondomonetarista. Muchos de sus enemigos -y también de sus aliados- lo atribuyen a una “táctica genial” para cargarle al macrismo el costo y la responsabilidad de la crisis. Pero lo que esto quiere decir, si se interpreta bien, es que el kirchnerismo no tiene la menor voluntad política de interferir en el ‘plan de guerra’ contra las masas. Los K no quieren derrotarlo, sino ofrecerse como alternativa o relevo una vez que el macrismo haya realizado el “trabajo sucio” del ajuste. En esa orientación, los K buscan alguna combinación política con el elenco de gobernadores y parlamentarios pejotistas que han caucionado al gobierno desde 2016 hasta hoy.

Pero a pesar de los que llaman a no hacer olas “hasta 2019”, la crisis nacional acelera su ritmo. El gobierno busca contener la fuga de capitales y una nueva corrida a costa de un endeudamiento recontrausurario y de muy corto plazo, lo que acentúa la recesión económica y desata los primeros síntomas de fractura en la cadena de pagos. Los nuevos tarifazos en puerta, junto a los despidos y la carestía, refuerzan la olla a presión de la insatisfacción popular.

En abierta contradicción con ello, la burocracia sindical sigue la ruta de los bloques patronales y sus diferentes modalidades de colaboración con el ajuste. El triunvirato de la CGT ha autoprorrogado su mandato para la colaboración indefinida con el gobierno. Las CTA, en sus diferentes versiones, le mandan “cartas a Mrs. Lagarde”, pero no han anunciado la menor iniciativa de lucha de cara a los despidos anunciados de estatales.

Es necesario que los trabajadores y sus organizaciones se pongan de pie para derrotar esta escalada sin futuro sobre el país y sus trabajadores. La oposición entre la escalada oficial y la pasividad de la burocracia plantea con más fuerza aún la lucha por un Congreso de delegados con mandatos de asamblea de todos los sindicatos, para resolver una lucha a fondo contra el plan de guerra de Macri y el FMI, comenzando por un paro activo de 36 horas. La bancarrota nacional, a su turno, plantea toda una agitación por una salida obrera a la crisis: repudio de la deuda usuraria, nacionalización de la banca y el comercio exterior, reorganización económica integral bajo la dirección de los trabajadores.

Los trabajadores de Argentina deben mirarse en el espejo de un continente convulsionado por la crisis capitalista y la rebelión popular, empujada por las medidas de guerra contra los trabajadores, como la reforma previsional (Nicaragua) o los tarifazos (Haití, Panamá). En esa perspectiva convulsiva debe considerarse la crisis del macrismo.

Por Marcelo Ramal


miércoles, 18 de julio de 2018

El Frente de Izquierda se movilizará contra el pacto de Macri, el FMI y los gobernadores



Ante la visita de Christine Lagarde



Con su visita a la Argentina, la presidenta del FMI viene a refrendar el plan de miseria social y entrega nacional que ha pactado con el gobierno de Macri. Entre otras medidas, impulsan despidos masivos y reducción del salario real de docentes y estatales; la liquidación del Fondo de Garantía del Anses y la acentuación de los tarifazos, para asegurar el pago de una deuda usuraria y fraudulenta. Este ajuste brutal pretende salvar al gobierno de Macri de la quiebra a la que ha conducido su propia política. Pero hasta el mismo FMI reconoce que la deuda argentina es impagable.

El Frente de Izquierda denuncia la connivencia y complicidad de la oposición patronal que, desde las gobernaciones y el Congreso, está pactando con el gobierno esas medidas de ajuste, y sólo pretende eximir de ellas a los sectores capitalistas a los cuales responden. En la misma línea, la burocracia sindical, en todas sus vertientes, no ha anunciado la menor respuesta de lucha ante los anuncios del FMI, por el contrario le han pedido una entrevista a la directora del FMI.

El Frente de Izquierda sostiene que sólo los trabajadores, con un programa propio y con su lucha, pueden darle una salida a esta crisis. Por eso planteamos: no pago de la deuda externa, nacionalización de la banca y el comercio exterior, por un plan económico de los trabajadores. Ningún despido, reapertura de las paritarias e indexación mensual de los salarios; 82% móvil y aumento de emergencia para los jubilados. Por un inmediato paro activo de 36 horas y un plan de lucha para derrotar el ajuste de Macri, el FMI y los gobernadores.

Al sometimiento imperialista que encarna el G20, le oponemos la unidad internacional de la clase obrera, por el gobierno de trabajadores y el socialismo.

Por todo esto, el FIT se concentra junto a otras organizaciones el sábado 21 a las 11 horas en Las Heras y Pueyrredón, para marchar desde allí al Centro de Convenciones donde se reunirá Lagarde con Macri y miembros del gobierno.

jueves, 12 de julio de 2018

12 DE JULIO: JORNADA NACIONAL DE LUCHA RESUELTA EN LANÚS


El clasismo gana la calle y marca un rumbo
Abajo el ajuste y el pacto Macri-FMI



El clasismo gana la calle y marca un rumboEl paro general del 25 de junio demostró con claridad el poder de fuego de la clase obrera y su predisposición a enfrentar los planes del macrismo. Sin embargo y tal como alertaba el documento votado en el Plenario de Lanús, “la CGT se vio obligada a llamar a esta medida por la presión creciente de las bases obreras, pero lo hace con el objetivo de descomprimir la bronca popular generalizada”.

Por eso, los piquetes y actos que la izquierda y el clasismo protagonizaron ese día apuntaron a exigir la continuidad “mediante un nuevo paro de 36 horas con movilización a Plaza de Mayo”. Con este mismo objetivo, cumpliendo con otra de las resoluciones del Plenario, el jueves 12 el Sindicalismo Combativo se movilizará de Congreso a Plaza de Mayo y en varias provincias del interior. Al reclamo de un nuevo paro se agrega el rechazo al pacto Macri-FMI, a los despidos, el reclamo de paritarias, la solidaridad con la luchas en curso y por la aprobación del aborto legal, seguro y gratuito.

De la marcha de Capital participaran el Sutna, la UF Oeste, la AGD que votó el No Inicio de clases luego del receso, Ademys y los Suteba Multicolor, que resolvieron retener tareas en reclamo de los salarios adeudados por María Eugenia Vidal, y la comisión interna de Télam, especialmente invitada a hablar en el acto.

 En Córdoba, la movilización partirá desde el sindicato de Luz y Fuerza, en lucha por su convenio y por una Epec estatal; en Rosario, desde la Bolsa de Comercio, junto a delegados de La Virginia que enfrenta despidos y una intervención de gendarmería; en Neuquén junto a Aten y el SOENC, que reclama la expropiación de cerámica Neuquén; en Tucumán desde la Casa histórica junto a docentes universitario de Adiunt, el Site de Salud y otros; también habrá actos y movilizaciones en Mar del Plata y otras ciudades del interior. 

 Significado

 La oportunidad de la jornada del 12 no podría ser mayor; en lugar de aprovechar el impulso del 25 de junio para redoblar las medidas, la burocracia calcula cómo utilizar el capital “prestado” (usurpado) del paro exitoso para sus propios fines.

Para el bloque de los Gordos y los Independientes, representa la chance de esquivar el prometido Confederal del 22 de agosto y prorrogar hasta 2019 el desgastado triunvirato, sorteando la amenaza de Moyano y de un amplio conglomerado que, además de los camioneros y la Corriente Federal, de Sergio Palazzo, sumó a Antonio Caló de la UOM, a Ricardo Pignanelli del Smata y a los gremios del Movimiento de Acción Sindical Argentino del taxista Omar Viviani. En pocas horas se reunirá el Consejo Directivo y la disputa por los 36 votos está al rojo vivo.

Los defensores de mantener todo como está esgrimen un argumento de peso: “No estamos en condiciones de reformular nada; tenemos un gobierno débil que si le pones una CGT dura enfrente lo tirás a la mierda”. Es una excusa para justificar la parálisis delante de las urgentes reivindicaciones planteadas. El moyanismo promete, en caso de prosperar la maniobra de los Gordos, llevar la disputa al nuevo congreso normalizador que debe reunirse antes de fin de año, o incluso fracturar la central.

Por fuera de la CGT, Moyano, que cuenta con el apoyo de la CTA-Yasky y los movimientos sociales ligados al Vaticano -los pilares de la Multisectorial 21F- tampoco busca llevar la confrontación hasta la derrota del gobierno. Se contenta con denunciar “la entrega de la Patria” ritualmente en los feriados y presionar por “una concertación económica y social” para evitar un desmadre de la crisis. Le temen a las consecuencias sociales convulsivas del pacto con el FMI y trabajan por apuntalar el recambio electoral en 2019.

La M21F, que se expande territorialmente tiene una fuerte injerencia de los obispos locales, siguiendo el modelo del “Diálogo Argentino” que diseñó Jorge Bergoglio luego de la crisis de 2001.

Programa y plan de acción

Mientras Macri acaba de acordar con la mesa chica de los radicales impulsar un compromiso con los gobernadores del PJ para avanzar en un ajuste draconiano, la burocracia sindical reafirma su función de dique de contención del movimiento obrero.

A la luz de esto, el plenario de Lanús cobra un relieve cada vez mayor. Tanto por su programa -que combina reivindicaciones urgentes con medidas de fondo, que representan una salida anticapitalista a la crisis en desarrollo- como por su plan de movilización, que continuará con la organización de nuevos plenarios regionales y provinciales. Se trata de un gran reagrupamiento de fuerzas de cara a los choques y reacciones que la ofensiva de un gobierno en crisis seguramente provocará.

Miguel Bravetti

jueves, 5 de julio de 2018

jueves, 28 de junio de 2018

martes, 26 de junio de 2018

NO A LA REPRESIÓN A ESTATALES Y DOCENTES DE CHUBUT!!



El Consejo Ejecutivo Seccional de Suteba Matanza repudia la represión a trabajadores estatales y docentes en la provincia de Chubut.
La policia provincial reprimio con balas de gomas, bastonazos y gases lacrimogenos a los/as compañeros/as dejando como saldo varios heridos/as, mientras se estaba llevando a cabo una reunión paritaria con el gobierno.

Ante esta brutal represión exigimos a CTERA- CTA que convoque a paro nacional en repudio a dicho accionar.
Desde el Consejo Ejecutivo Seccional decimos: basta de pelear provincia por provincia. Hay que imponer un salario unico nacional igual a la canasta familiar por un cargo. Los dirigentes de CTERA tienen que llamar a un plan de lucha nacional ya por el salario y en defensa de la escuela pública.
Basta de reprimimir a los trabajadores!!
Basta gobernador Arcioni de aplicar la politica Macrista pactada con el FMI de Ajuste y Represion
Si nos tocan a uno nos tocan a todos

La reunión de los EOE que se realizó en nuestra sede sindical al enterarse de los hechos votó el repudio a la represión

CONSEJO EJECUTIVO SECCIONAL SUTEBA MATANZA Conducción Multicolor

lunes, 25 de junio de 2018

El sindicalismo combativo y la izquierda hicieron paro activo


Piquetes y movilizaciones en todo el país.

En el marco del paro nacional convocado por la CGT, el sindicalismo combativo protagonizó desde la madrugada piquetes en todo el país para darle carácter activo a la medida, absolutamente masiva. La iniciativa había sido discutida y aprobada en el importante Plenario Nacional de Trabajadores desarrollado el sábado pasado en el estadio cubierto de Lanús. Los sindicatos, seccionales y comisiones internas antiburocráticas reclaman la continuidad del plan de lucha con un paro de 36 horas con abandono de los lugares y movilización a Plaza de Mayo. Los piquetes de hoy hicieron resonar ese reclamo.


Desde el acceso Oeste, donde docentes, ferroviarios, trabajadores del Hospital Posadas, la Junta Interna del INTA y las organizaciones de izquierda –entre otros– participaban del corte, la diputada nacional del PO-FIT Romina Del Plá criticó en una entrevista con C5N “el carácter dominguero que la CGT quiere darle al paro”. En ese lugar, la Gendarmería desplegó un amplio operativo. “Estamos viendo el despliegue policial con perros y carros hidrantes, una moneda corriente para los trabajadores del Hospital Posadas, que se encuentra militarizado desde que comenzaron los despidos hace seis meses”, marcó Jimena Lettieri, trabajadora del hospital.



También en Puente Pueyrredón, Panamericana y Ruta 197, donde se repitieron los operativos represivos, hubo concentraciones y cortes. Desde la Panamericana, el delegado de Siderca Miguel Díaz denunció que "en la UOM no tenemos asambleas ni congreso, sin embargo algunos decidimos venir y tener una presencia activa en el paro. Es fundamental para derrotar la reforma laboral y los ataques contra los trabajadores”. Por su parte, los trabajadores del INTI cortaron a la altura del parque tecnológico de Migueletes. En La Plata, la izquierda cortó en 122, a la altura de la subida a la autopista. Allí confluyeron ATE, FULP y trabajadores del Astillero. Daniel Rapanelli, secretario general de Suteba Ensenada, destacó que la participación de la seccional fue resuelta en una importante asamblea días atrás y marcó que, en contraste con la pasividad del Suteba de Roberto Baradel, “los Sutebas combativos queremos un paro activo nacional”.



Los cortes se extendieron a todo el resto del país.

En Córdoba, hubo piquete en el Puente Centenario del PO, PTS, Izquierda Socialista y el MAS y luego cortes en el centro. Al finalizar, se movilizaron a la asamblea de los trabajadores de Luz y Fuerza, quienes desde la semana pasada se declararon en paro por tiempo indeterminado en defensa de su convenio.

En Santa Fe, se desarrollaron varios piquetes en la entrada de Rosario, en Santa Fe capital y en el cordón industrial. "Comenzamos la jornada en Rosario, junto a los trabajadores de La Virginia, cortando el ingreso a la planta para garantizar el paro", anunció Luciano Cáceres, secretario adjunto de la gremial docente Amsafe Rosario. Desde Fray Luis Beltrán, en el cordón industrial de San Lorenzo, María Silvia Remondino, de Tribuna Docente, informó que se realizarán actos en puertas de fábrica planteando la ocupación de toda planta que cierre o despida. “Nos encontramos desde las 5 de la mañana sobre ruta 11, en el Cordón Industrial de Santa Fe, que tiene decenas de despidos, problemas en Oil, Buyatti, Fabricaciones Militares, planteando un paro nacional de 36 horas y un plan de lucha que termine con el ajuste de Macri y los gobernadores”, señaló Jorgelina Signa, concejal de Capitán Bermúdez por el Partido Obrero-Frente de Izquierda. En Villa Constitución hubo corte y acto en plaza cental con trabajadores de Acindar, ATE, AMSAFE provincial, PO Y PTS. En Santa Fe capital se movilizaron el PO, MST, PCR, CCC, OS, POP y precarizados de Desarrollo Social.



En Salta, hubo una concentración en la sede de ATE y luego una marcha a la plaza 9 de Julio en la que participarán trabajadores del ingenio San Isidro, el PO y la CCC, entre otras organizaciones. Al norte de la provincia, en Orán, hubo un parazo municipal del 100%.  En Jujuy, hubo un corte en San Salvador, en la intersección de 19 de abril y Puente Gorriti, por parte de la izquierda mientras que el sindicato de comercio hizo un piquete en el puente Lavalle.

En Chaco, hubo un piquete en el puente que une la provincia con Corrientes, con participación de ATE, CCC, Barrios de Pie, CTEP, UPCP (estatal), Sitech Federación (docentes), docentes universitarios y CUBA-MTR.



En Tucuman, el puente Lucas Córdoba estuvo cortado por el Polo Obrero y el Partido Obrero, MST, PTS, el Frente Popular Darío, la CTA, CCC y Ctep. Luego, se desarrolló una concentración en la plaza convocada por ADIUNT (docentes universitarios). En La Rioja, habrá una ,archa y acto con docentes, ATE y los partidos de izquierda.En Santiago del Estero, hubo concentración en la plaza principal, de la que participaron el gremio docente Cisadems y partidos de izquierda. En el interior santiagueño, docentes autoconvocados y el Partido Obrero se movilizaron en termas de Rio Hondo. En La Pampa, se realizó una concentración en el centro cívico de Santa Rosa, con movilización a la delegación del Ministerio de Trabajo. Participaron ATE, Utelpa (docentes), ADU (docentes universitarios), Sipren (prensa), el PO, MST, PTS y CCC.

En Mendoza, a la mañana hubo asambleas y bloqueos de la salida de camiones en los corralones municipales de Guaymallén y por la tarde un concurrido acto en el que participaron CTA Autonoma, CTA de los Trabajadores, Sute, la Corriente Federal de la CGT y el PO, PTS, MST, IR y algunas organizaciones K. En San Rafael hubo corte con sindicatos, organizaciones sociales y el PO.



En Neuquén, los cortes se realizaron en la entrada del Parque Industrial con ceramistas, madereros de MAM, docentes y partidos de izquierda. Luego se sumaron trabajadores de la UOCRA, que venían de cortar la ruta 7, a la altura de El Picadero. En Rio Negro, hubo piquete en el puente Cipolletti-Neuquén en el que participan ATE Rio Negro, Unter Cipolletti, Unter Allen, el PO y el MAS. En Chubut, se realizó una concentración en la ruta nacional 40, mientras que la multisectorial de El Bolsón se suma al corte en la comarca. Participaron Atech, ATE, CTA-A, Unter, SEC (comercio). La concentración, además, fue en solidaridad con los trabajadores estatales que ocupan la delegación administrativa. En Ushuaia, se movilizaron la CTA-A, SUTEF, SOEM y ATE y realizarán un acto en la Plaza Cívica.

También se desarrollaron piquetes en Bahía Blanca y Olavarría, entre otros.

El acto de cierre se desarrolló en el Obelisco, en horas del mediodía. El delegado del Taller San José de la Línea C, Christian Paletti, marcó que el paro "fue total en todo el transporte y en el subterráneo también”. El legislador porteño del PO-FIT Gabriel Solano destacó que “vamos a levantar una tribuna de la izquierda y el sindicalismo combativo, para defender este paro que es total, en la industria, el comercio, el transporte. La medida es tan masiva que deja como mandato la necesidad de un plan de lucha contra los despidos, por los salarios, contra el FMI. Tenemos que ir a Plaza de Mayo a derrotar el ajuste del gobierno”.

La movilización extraordinaria de la clase obrera ganó los titulares de todos los noticieros y portales de noticias.